05 julio 2010



La soledad de ida y vuelta.

Así lo siento cuando camino solo, realizando una de mis excursiones a pie por parajes solitarios. Y debe ser así para que la soledad no sea dolorosa, como la que normalmente se vive a diario. La mía es deseada, la busco. Hace tiempo que dejé de esperar esa compañía que compartiera mis lugares. Durante unos años creí dársela a mi hijo, pero era al revés. Se hizo mayor y me tuve que buscar la vida para seguir trotando, hasta que las piernas digan basta.
Hace unos días volví a mi segunda casa,
o tercera, no sé, tengo unas cuantas donde elegir, en Río Tinto. Si hubiera soñado un gran plan, no habría sido tan placentero como el que la realidad quiso depararme.
Esperé el amanecer sentado al borde de la Corta Atalaya. Aquí, la gente del lugar, la llama "El corazón de la Tierra". Es por su majestuosa profundidad y la envergadura de la circunferencia que con el paso de los años ha sido ensanchanda. Ahora está medio inundada desde que se dejó de explotar. Es un testigo que habla a todo el que se acerca:
- De la belleza que muestran sus paredes desnudas, piso a piso, hasta llegar al azul intenso de sus aguas, fruto de la disolución de los minerales. Los mismos que se nos quedan pegados a la retina cuando van cambiando de color de una pared a otra.
- Y sobre las huellas de aquellos que no están y que desde los romanos hasta hace unos años dedicaron su vida (si así se le puede llamar) a extraer los valiosos frutos de su interior con los que modelar el mundo.
Dejar Corta Atalaya y continuar mi andadura a orillas del Río Tinto en dirección a La Naya, no hace si no ahondar más en lo anterior. Por donde paso, al lado de la escombrera de piritas, en las ruinas de un edificio que ávidamente curioseo, junto al embarcadero de mineral; en todos ellos están presentes miles y miles de soledades auténticas, bañadas por un iracundo sol, con los pulmones a punto de reventar, dejando su último aliento para dar un picotazo más a la tierra y poder llevar en la anochecida un mendrugo de pan a la casa. El entorno que me rodea es como un coliseo romano, bello por sus formas pero siniestro por lo que sus paredes recuerdan.
El rechinar de las piedras bajo mis pies me incita a recordar. Siempre me hablaron acerca de una misión en la vida, algo que se relacionaba con salvar personas, empresas, que se yo, pero lo que no me dijeron, quizás por miedo a ser tomados como irresponsables, es que la auténtica misión en la vida es la de vivir. Y vivir es practicar de vez en cuando la soledad sonora, la única que nos enseña a valorar lo que tenemos y a mediatizar lo que aún no ha llegado o quizás no llegue nunca. Esta soledad dimensiona lo que normalmente nos preocupa y te invita a filosofar, a no dar la espantada ante la verdadera y gran soledad, la de nuestra muerte. Por eso todo lo que necesito está aquí, al alcance de la vista, de mis manos. Así de fácil, así de sencillo, estoy al completo.
Pero para ser sincero tampoco es exacto lo que acabo de decir, si no ¿para qué os lo cuento?. Busco sintonía, sertirme sociable. No será fácil, porque la soledad buscada te devuelve a la soledad no deseada y así sucesivamente.


video

4 comentarios:

Lety dijo...

que maravilloso, Juan, conocer mas en "vivo" ese paseo por los sitios mineros que atraen tan profundas reflexiones...insisto quizas cada paso es una palabra de aproximaciòn a ese interior que compartes con generosidad.

Neli dijo...

Hola Juan.
Tus letras tienen vida, son vida en si mismas.
Gracias por llevarnos de la mano a esos lugares que tanto te gustan, que tanto historia encuentras en ellos, bajo esa "soledad buscada" que yo también necesito de vez en cuando. ¿Y quién no?!!!
Si es buscada y no impuesta, bien vamos.
Y no es fácil llegar al punto de meditación que tu has encontrado, el entender de a poco para qué está uno aquí.
Siempre me gustó leerte porque se nota el amor que profesas sobre lo que escribes, sobre tu pasado, tu historia, tu vida. Me ha gustado comprobarlo de nuevo.

Un abrazo.

Cora Christie dijo...

¡Qué belleza!
Hacía tiempo que no te leía y así, de golpe, es como una bocanada de poesía, que adquiere más valor cuando a través de tu pensamiento dejas ver un espíritu grande, vulnerable, solitario...sin serlo.

Empatía. Sí, he sentido leyéndote empatía por lo que te/nos dices y un poquito menos de esa soledad, la otra, que no se puede compartir porque forma parte del adn de nuestro ser.

Eres muy generoso al compartir esas caminatas, tan plenas, con nosotros.

Un abrazo, Juan Leante

Lola Sanabria dijo...

Buenos vídeos para viajar contigo.

Besos volados.